Consejos Para Escribir Tus Ensayos De Familia

Cómo hacer un ensayo en word fácilmente 40 minutos de negocios

El mecanismo sschtsialnyy de la reproducción humano extiende considerablemente el espacio de la cultura. En esto la persona actúa desde el principio como “el animal público”, e.d. tal animal, que estereotipos de la conducta son puestos no en ello (e.d. genéticamente), y fuera de ello, en la forma social de la comunicación. ­ de la persona – no en su genotipo, y en conjunto de todos de las relaciones. Por eso por el animal nacen, la persona sólo ßÔá¡«ónÔßn ”. (S.V.Chernyshe.

Reproduciremos las situaciones básicas de esta concepción crítica del S. M.Vilcheka. Ante todo, el investigador trata de precisar: ¿que tal el trabajo? Habitualmente damos la respuesta: “el trabajo es oportuno. Pero la actividad oportuna, hablando en rigor, ßn todos los animales. ¿Acaso el castor, que cierra el agua, ß«ñáóán la presa, no ve en esto la oportunidad para? Algunos animales transformarán el ambiente de la habitación, coordinan las acciones comunes. Pero esto todavía no el trabajo.

La explicación naturalista, que se ha arraigado en las filosofías, choca con las contradicciones asombrosas. Así, »Ó¿ñÑÓª¿óánßý sería necesario esperar los puntos de vista darvinianos a la naturaleza de la persona o las miradas marxistas al papel del trabajo durante la transformación del mono en la persona, que los primeros pasos del pensamiento humano serán vinculados al conocimiento del ambiente físico. En la misma medida de la persona puede ser dirigido solamente al logro de la utilidad directa para. Es tan posible abastecer Sólo la estrategia humano las supervivencias. El ser vivo es llamado a adaptarse a natural, apoderarse de las prácticas prácticas. Entonces su conducta « máximamente eficaz.

Sin embargo estos razonamientos forman el círculo cerrado. La conciencia Ó«ªñáÑÔßn solamente como el resultado del trabajo, pero para ocuparse, es necesario tener algo semejante al intelecto. El habla es hallada dentro de la comunidad. ¿Pero que fuerza induce vivir conjuntamente y buscar «íÚ¿Ñ¡¿n? Todos estos componentes son enganchados, vinculados, pero, como engendran uno a otro.

Freud trata de unir propia concepción a las representaciones sobre el carácter orudiyno-evolucionado de la antropogenesis. “Mirando bastante lejos en pasado, se puede decir, - escribe él, - que por las primeras acciones de la cultura era – la aplicación de los instrumentos, el amansamiento de fuego, la construcción de las viviendas. Entre estos logros se separa, como algo extraordinario y sin precedente, - el amansamiento de fuego, en cuanto a otros, con ellos la persona ha emprendido el camino, por que él desde entonces continuamente y sigue: es fácil adivinar los motivos que han llevado a su apertura”.

La noción la cultura se refiere al número fundamental en ß«óÓÑÑ¡¡«. Es difícil llamar otra palabra, que tendría tal multitud de matices semánticos. Para nosotros suenan es completamente habitual tales combinaciones, como “la cultura de la mente”, “la cultura de los sentimientos”, “la cultura de la conducta”, “la cultura física”. En la conciencia diaria la cultura sirve a la noción de valoración y se refiere a tales líneas de la persona, que sería más exacto llamar no la cultura, y.

Muchos antropólogos, refiriendose en que se han conservado de piedra, vinculan el desarrollo del intelecto superior humano con ß«ñá¡¿Ñ y el uso de los instrumentos del trabajo. En realidad, como muestran las novísimas investigaciones, motorno-sensorial la coordinación, atraído en la producción semejante elemental, no exigen y no llaman kakoy-o la agudeza considerable del pensamiento.

Se dirigiremos ahora a la concepción visible americano de Lewis Memforda, que cuenta que K.Marks se equivocaba, »Ó¿ñáóán a los instrumentos del trabajo la función que dirige y el lugar central en el desarrollo de la persona y la cultura. Aquí es ya más grande siglo de la persona determinan habitualmente como el animal que usa los instrumentos del trabajo. “La definición le parecería a Platón extraño, ya que él ha atribuido la ascensión de la persona del estado primitivo en la medida igual como a Marte y Orfeo, y el Prometeo y Gefestu, el dios-herrero”. Mientras tanto, como subraya a L.Memford, la descripción de la persona como principalmente instrumentos que usa y que fabrica del trabajo se hacía «íÚѻӿ¡nÔÙ.